Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

viernes, 30 de diciembre de 2016

Saludos por Año Nuevo


Queridos hermanos:

Paz y Bien

Dentro de unas horas iniciaremos un NUEVO AÑO, un nuevo tiempo que el Señor nos regala, con una misión para realizar, con una obra que hacer, como franciscanos entendemos que todo viene de Dios.
Es un momento para dar GRACIAS al Padre, por el 2016 que se nos va, con todo lo que nos trajo de alegrías, penas, ilusiones, encuentros, sorpresas, tareas, nuevos aprendizajes, recuerdos, saludos, abrazos, sueños, en fin un año de fe, un año de esperanza, un año de fraternidad, en cada una de nuestras comunidades, un año marcado de la presencia del Señor.
Que este año 2017 sea mejor en todos los sentidos y direcciones, mejor espiritualmente que vivamos nuestro carisma, que nos esforcemos, por hacer la voluntad de Dios, que es todo bien, que podamos amar y perdonar a todos, que no hagamos distinciones, que no guardemos resentimientos, un año de mirada limpia, de sonrisa franca, que podamos mirarnos con amor y misericordia como nos ve el Señor.

Fraternalmente


Fray Abel Pacheco Sánchez OFM
Archivo San Francisco de Lima



viernes, 23 de diciembre de 2016

Navidad de San Francisco de Asís 1223. El relato de Tomás de Celano

El relato de Tomás de Celano, escrito en los últimos meses de 1228 o primeros de 1229, esencialmente dice así:
nº 84.- Unos quince días antes de la navidad del Señor, el bienaventurado Francisco llamó (a Juan, hombre de buena fama y de mejor tenor de vida), como solía hacerlo con frecuencia, y le dijo: “Si quieres que celebremos en Greccio esta fiesta del Señor, date prisa e ir allá y prepara prontamente lo que yo te voy a indicar. Deseo celebrar la memoria del niño que nació en Belén, y quiero contemplar de alguna manera con mis ojos lo que sufrió en su invalidez de niño, cómo fue reclinado en el pesebre y cómo fue colocado sobre heno entre el buey y el asno.
nº 85.- Llegó el día, día de alegría, de exultación. Se citó a hermanos de muchos lugares; hombres y mujeres de la comarca… Llegó, en fin, el santo de Dios, y viendo que todas las cosas estaban dispuestas, las contempló y se alegró. Se prepara el pesebre, se trae el heno y se colocan el buey y el asno. Llega la gente, y ante el nuevo misterio, saborean nuevos gozos…. El santo de Dios está de pie ante el pesebre, desbordándose en suspiros, traspasado de piedad, derretido en inefable gozo. Se celebra el rito solemne de la misa sobre el pesebre y el sacerdote goza de singular consolación.
nº 86.- El santo de Dios viste los ornamentos de diácono, pues lo era, y con voz sonora canta el santo evangelio… Luego predica al pueblo que asiste…

Por lo que nos cuenta Celano, vemos que Francisco no pensó en montar un Belén tal como lo entendemos hoy, la simple representación de un hecho histórico. El, sobre todo, había querido recrear las condiciones para un encuentro real con el misterio de la Encarnación del Señor (quiero contemplar con mis propios ojos). En el pesebre no había un niño, sino que sobre el mismo pesebre se celebra el sacrificio eucarístico, porque para Francisco, ambas realidades, Eucaristía y Encarnación, le llevaban al mismo lugar: el de la elección hecha por Dios que se humilla para salvar al hombre.

El pensamiento de Francisco está suficientemente claro y muy en relación y sintonía con el de muchos otros autores espirituales de su tiempo. “Ved que diariamente se humilla, como cuando desde el trono real vino al seno de la Virgen; diariamente él mismo viene a nosotros en humilde apariencia; diariamente desciende desde el seno del Padre al altar en manos del sacerdote” (1º Aviso Espiritual, 16-18).

La eucaristía perpetúa, por lo tanto, la Encarnación de Cristo en la historia, y al mismo tiempo exige que, como Cristo, sepamos expropiarnos de todo, sin retener para nosotros nada de nosotros mismos.

Así lo proclama Francisco, a voz en grito, en un párrafo lleno de lirismo de la Carta a toda la Orden: “¡Tiemble el hombre entero, estremézcase el mundo entero y salte de gozo el cielo cuando Cristo, el Hijo del Dios vivo, se encuentra sobre el altar en manos del sacerdote! ¡Oh admirable celsitud y asombrosa condescendencia! ¡Oh sublime humildad! ¡Oh humilde sublimidad, que el Señor del universo, Dios e Hijo de Dios, se humilla hasta el punto de esconderse, para nuestra salvación, bajo una pequeña forma de pan!. Mirad, hermanos, la humildad de Dios y derramad ante él vuestros corazones; humillaos también vosotros, para ser enaltecidos por él. Por consiguiente, nada de vosotros retengáis para vosotros mismos, para que enteros os reciba el que todo entero se os entrega” (Carta a toda la Orden, 26-29).

Expropiarse de todo, incluso de toda esperanza en relación con los demás. Es todo lo que el Santo le pide a un cierto Ministro, invitándole a juzgar como gracia todas las contrariedades que eran para él un impedimento para amar a Dios. “Y quiérelo así y no otra cosa. Y sea esto para ti verdadera obediencia al Señor Dios y a mi, pues sé firmemente que esta es la verdadera obediencia. Y ama a los que esto te hacen. Y no quieras de ellos otra cosa, sino lo que el Señor te dé. Y ámalos precisamente en esto, y no quieras que sean mejores cristianos. Y sea esto para ti mejor que vivir en un eremitorio” (Carta a un Ministro. 3-8)

En la Navidad de 1223 Francisco quiere recordar a todos, una vez más, esta realidad, representándola visiblemente a los habitantes de Greccio. No podemos olvidar que Francisco gustaba escenificar, incluso sus predicaciones, utilizando frecuentemente los gestos y la mímica. Dios nacía una vez más, como en Belén, humilde y pobre, y pedía a los hombres que siguieran su ejemplo y sus huellas. El misterio de la Encarnación y el Sacrificio Eucarístico, sólidamente unidos en la celebración preparada por Francisco (es importante subrayar que la eucaristía se celebra sobre el pesebre) atestiguaban la irrevocable elección de campo por parte de Dios, que “ ..siendo sobremanera rico, quiso escoger la pobreza en este mundo, junto con la bienaventurada Virgen su Madre” (2ª Carta a todos los Fieles, 5)

El mismo Celano nos dice expresamente que “tenía tan presente en su memoria la humildad de la Encarnación y la caridad de la Pasión, que difícilmente quería pensar en otra cosa” (1Cel.84).

Giovanni Miccoli en su profundo análisis de los escritos de Francisco nos dice: “La Encarnación encuentra su cumplimiento en la Pascua: en la cena, con el ofrecimiento del pan y el vino – que se perpetúan en forma de sacramento, hasta el final de los tiempos -, en la pasión y muerte, con la total sumisión del Hijo a la voluntad de Padre: “Padre, hágase tu voluntad, no lo que quiero yo”. La cruz, el sacrificio de la cruz, es signo y símbolo de la total sumisión, y al mismo tiempo el punto de llegada de la lógica que lleva consigo la Encarnación. La Encarnación, en definitiva, es la premisa, no sólo temporal sino lógica, de la cruz. La cruz desvela el sentido profundo de la Encarnación” [Miccoli, La proposta cristiana, p. 57].

“Llegó el día, día de alegría…. hombres y mujeres de la comarca, rebosando de gozo, prepararon, según sus posibilidades, cirios y teas para iluminar aquella noche que, con su estrella centelleante, ilumina todos los días y años”. Era costumbre y práctica habitual reforzar la iluminación de las iglesias, sobre todo catedrales y abadías importantes, durante la noche de Navidad, con el fín de presentar a los fieles el fulgor del acontecimiento. Son muchos los testimonios que se encuentran en la documentación litúrgica del tiempo. Sólo me voy a fijar en una fuente del mismo tiempo, escrita en 1213 por Luca de Casamari, durante algún tiempo secretario de Joaquín de Fiore, y desde 1203 arzobispo de Consenza. En su obra Liber usuum Ecclesiae Cusentinae, nos dice que en esa catedral, el altar de San Juan Bautista, donde se celebraba la misa de la media noche, debía ser iluminada de modo muy especial, añadiendo candelabros de hierro y antorchas, incluso debían encenderse doce velas en las ventanas inferiores, para significar la alegría de la claridad que en aquella noche había envuelto a los pastores; toda esta iluminación debía permanecer durante las tres misas prescritas para el día de Navidad.

Los vecinos de Greccio actuaron según la costumbre del uso litúrgico. Y vista la representación y escuchadas las palabras de Francisco, que habló con palabras que vierten miel, la gente entendió el mensaje y volvió a sus casas llena de alegría.” (nº 86).

Es necesario repetirlo, Francisco no quería una representación del Belén. Otra cosa es la gran influencia que ha ejercido sobre la historia esta celebración de Greccio. Julián de Espira, en su Vida de San Francisco, y San Buenaventura en su Leyenda mayor, repiten esencialmente el texto de Celano. San Buenaventura precisa que Francisco había pedido al Papa la oportuna licencia para poder tener esta particular celebración, para poder celebrara la Eucaristía en un altar portátil.

¿Cómo justificar, entonces, la permanencia en el tiempo de este equívoco que ve en la celebración de Greccio el primer Belén de la historia y a Francisco como el inventor de esta piadosa tradición?

Realmente se trata de una creación moderna. Hay que decir que en todo el medioevo no encontramos ni huella de esto, es decir de la celebración de un Belén, como lo demuestra el hecho de que para encontrar una afirmación explícita de la celebración de un Belén, hemos de esperar al año 1581, cuando un franciscano español que vivía en el convento de Araceli, en Roma, llamado Juan Francisco Nuño, escribe: “Este milagro adquirió tanta fama que en Italia se representa el Belén, no sólo en nuestros conventos, sino también en las iglesias seculares y especialmente aquí en Roma se representa en Santa María de Araceli, el principal convento de la Orden”. (Manuscrito 51 del Archivo del convento de San Francisco de Ripa, en Roma)

Sin embargo, el equívoco sigue y con ello se endulza de tal manera la celebración de Greccio que se la priva de mucha de su fuerza original, a mi parecer.

Además, como cuando uno quiere hablar un tema y acercarse un poco más a las fuentes, ordinariamente no se acude al texto original latino, sino a las traducciones. Y las traducciones parecen hechas a propósito para seguir alimentando el equívoco. De hecho, el texto latino titula este capítulo XXX de la 1ª Celano: Del pesebre que hizo el día del nacimiento del Señor, traducido al pie de la letra. Sin embargo en muchas de las traducciones se nos habla del Belén. Hoy, con la publicación de la edición crítica de las Fuentes Franciscanas, ya hay más uniformidad y suele traducirse simplemente: El pesebre de Greccio. Sin embargo, en los Escritos y Biografías publicados en la BAC todavía siguen traduciendo, El pesebre que preparó el día de Navidad. Es decir, se insinúa lo de la Navidad y para nuestra mentalidad, Navidad y pesebre, tienen ya un significado muy concreto. Para nada hacemos referencia al Eucaristía, sino a representación del Belén, y más de nuestro tiempo, representación de un Belén viviente.

Conclusión: Con todo lo dicho no quiero ni cambiar nada, ni descubrir nada nuevo, simplemente hacer resaltar que Francisco de Asís no es el primero en montar un Belén, tal como lo entendemos hoy, sino que su celebración en Greccio, fue más una celebración eucarística que un recuerdo histórico; que con aquella celebración quería recordar a todos que la Eucaristía y la Encarnación están muy unidas. Tan unidas que la Eucaristía es la celebración sacramental de la Encarnación, que la Eucaristía prolonga en el tiempo, todos los días, la Encarnación de Dios, el misterio de la humillación del Dios que se acerca diariamente al hombre. La Eucaristía es, así vivida y celebrada, la eterna Navidad. Y Francisco escenifica esta celebración porque “quiero contemplar con mis propios ojos” las privaciones y los padecimientos del Hijo de Dios, hecho niño, como un niño cualquiera, para acompañar al hombre: “Yo estaré con vosotros todos los días”.

En estas fiestas navideñas, cuando el Señor viene hecho hombre, débil y frágil para ser "Dios-con-nosotros", el Archivo Histórico San Francisco de Lima se hace presente en esta festividad para anunciar con gozo que El Señor ya está entre nosotros cuando le dejamos entrar en nuestro corazón.

Feliz Navidad 2016 y Próspero Año Nuevo 2017

Papa Francisco explica lo que deben expresar los regalos en Navidad

En su saludo por Navidad a los trabajadores de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano este jueves 22 en el Aula Pablo VI, el Papa Francisco explicó el simbolismo de los regalos que habitualmente las personas se obsequian en Navidad, además de reflexionar sobre el trabajo y la apertura que se debe vivir a la gracia de Dios.
En sus palabras a los dependientes del Vaticano y sus familiares presentes, el Santo Padre expresó su deseo de “agradecer con ustedes al Señor por todos sus dones. Porque es cierto que en estos días se piensa en los regalos de Navidad, pero en realidad quien hace el verdadero regalo es Él, nuestro Padre, que nos dona a Jesús”.
“Y nuestros regalos, esta bella tradición de intercambiar dones, debería expresar justamente esto: ser un reflejo del único don que es su Hijo hecho hombre y nacido de la Virgen María”.
El Papa agradeció también al Señor por el don del trabajo que es “importantísimo ya sea para la misma persona que trabaja así como para su familia. Y mientras agradecemos, rezamos por las personas y las familias en Italia y en todo el mundo, que no tienen trabajo, o que muchas veces hacen trabajos no dignos, mal pagados, dañinos para la salud… debemos siempre agradecer a Dios por el trabajo”.
El Pontífice alentó a que cada uno contribuya a hacer que el trabajo “sea digno, respetuoso de la persona y de la familia, que sea justo”, alentando a seguir “las directivas de la Doctrina Social de la Iglesia”.
Francisco agradeció a cada uno por su trabajo en el Vaticano y exhortó a mejorar siempre reconociendo los propios límites, para luego recordar el recientemente culminado Año Santo de la Misericordia.
“El Señor este año ha desbordado sobre nosotros su misericordia. ¿Y toda esta gracia ha concluido con el fin del Jubileo? ¡No! Esta gracia está dentro de nosotros, porque nosotros debemos hacerla fructificar en la vida de cada día, ya sea en familia o en el trabajo o en todo lugar”. “La Navidad nos lo recuerda”, resaltó el Papa.
Es importante por ello abrirse a la gracia de Dios “recibido en el Bautismo y en la Confirmación, pero debemos invocarlo cada día, despertar la acción del Espíritu en nosotros, para ‘vivir en este mundo’ – también en este pequeño mundo del Vaticano – ‘con sobriedad, justicia y piedad’”.
Para concluir, el Santo Padre hizo votos para que “el Señor los bendiga y la Virgen los proteja. Y ante el pesebre, acuérdense de rezar por mí”.
FUENTE: ACI PRENSA 22_DIC_2016

martes, 20 de diciembre de 2016

Los héroes de la vida

“Los héroes de la vida”
Marcha por la Vida entrega reconocimientos por la defensa de la vida
El miércoles 07 de diciembre, la Comisión Central de la Marcha por la Vida entregó los premios “Marcha por la Vida” a la institución Hogar Gladys y un reconocimiento póstumo al empresario Germán Krüger Espantoso.
Germán, el papá y el amigo de la vida
Primero se hizo un reconocimiento póstumo a GERMÁN KRÜGER ESPANTOSO por su generoso servicio a favor del Niño por Nacer y las mujeres en riesgo social. Germán Krüger Espantoso fue alcalde de Miraflores, reconocido empresario exitoso, presidente directivo del ICPNA y gran defensor de la vida. Formó parte del equipo de colaboradores y organizadores de las últimas ediciones de la Marcha por la Vida. Los encargados de recibir este premio fueron su esposa y sus dos hijos.
“Mi papá fue una persona de hacer muchas obras de bien en silencio, casi de forma anónima y a nosotros nos honra mucho irnos enterando, poco a poco después que él partió, cuántas cosas buenas por personas que inclusive nosotros no podíamos haber conocido. Fiel al estilo de mi papá, a ese humor que él tenía, no puedo dejar de decir que, si bien mi papá no está presente como lo estaba antes, de cierta forma lo está en todas las cosas buenas que hizo, eso es algo muy importante y que valoramos bastante, gracias a todos a ustedes”, mencionó uno de sus hijos.
Hemos salvado muchos bebés del aborto
Otro de los premios fue entregado al HOGAR GLADYS por la promoción de la vida y la acogida de madres en abandono moral. Este hogar es una casa de acogida que está ubicada en Barrios Altos y que tiene como principal misión dar ayuda espiritual, psicológica y material a las madres adolescentes. La encargada de recibir el premio fue la señora Victoria Delucci, Presidenta de la Casa Hogar, quien agradeció la deferencia y a su vez a la Iglesia de Lima por toda la ayuda que les brinda.
“En los 13 años de existencia de estos hogares se han salvados más de 300 bebés del aborto y se ha apoyado a más de 600 madres en total estado de abandono con sus hijitos dándoles ayuda tanto material como espiritual. Es hermoso contemplar la sonrisa de un niño, de un bebe que nace, pero más hermoso es contemplar a un bebé que nace y que lo hemos salvado del aborto. Ayúdenos a difundir esta obra de amor”, destacó la presidenta del Hogar Gladys.
Sigamos defendiendo la vida
La noche terminó con las palabras del Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima y Primado de Perú, quien primero meditó sobre la importancia de la familia en el pensamiento de Dios.
“Contemplar la grandeza de nuestro Dios, que está aquí presente, ese Dios que nos ha hecho muy bien, no se ha equivocado, nos ha hecho hombres, mujeres, ha hecho ese matrimonio maravilloso como un modo de ayuda y de complementación. Nació Él en una familia. Esta realidad de la vida que permanentemente nos hace levantar la mente a Dios, constantemente, no de vez en cuando sólo desde ese balcón se entiende todo. Y es muy sorprendente cuando vemos que el mundo de hoy está empeñado en destruir esa obra de Dios, es muy grave, pero nuestro Dios no pierde batallas, por eso mi primer pensamiento es darle gracias a Dios y decirles a ustedes, la Navidad es muy real, es Dios que viene, está con nosotros. Por eso lo hacemos por Él, lo hacemos por la vida, por amor a todas esas criaturas con un recuerdo a nuestros padres y a quienes nos antecedieron”.
Finalmente, el Primado del Perú, volvió a animar a todos los presentes a seguir defendiendo la vida.
“Por eso los animo este año a seguir colaborando, como decía Germán, el doble. Veremos, porque hay que ser humildes, puede ser el doble o la mitad, pero hay que dar la batalla, no hay que tener miedo de hablar, no es una pelea al estilo callejero, no, es una pelea por rescatar valores que hacen del Perú un lugar muy especial. He viajado por muchas partes y siempre la gente se sorprende, ¿cómo han hecho? Simplemente no hemos tenido miedo, nos hemos organizado y hemos ido a la calle, no contra un partido o contra un grupo político, por amor a las criaturas, por amor a Dios, por salvar a este país de esta plaga”.
Anuncio de fecha de la Marcha por la Vida 2017
Para uno de los organizadores, el Vicario de Familia y Vida del Arzobispado de Lima, el Padre Luis Gaspar Uribe, este encuentro sirvió para recargar energías justamente en vísperas del nacimiento del Niño Dios: “Es una manera de encontrarnos con los amigos, colaboradores y con los recuerdos que cada año nos deja la Marcha. Este año, por ejemplo, perdimos a un gran amigo, Germán Krüger, que ahora desde el cielo guía esta noble causa a favor de aquellos niños que no pueden defenderse. Por ello en el 2017, la Marcha por la vida se realizará el sábado 25 de marzo, fecha exacta del día del Niño por Nacer”.
Esta velada contó con una exposición fotográfica, la premiación, la noche mágica y la presentación de los mejores vídeos de las últimas ediciones de la Marcha por la Vida donde acudieron personalidades del ambiente político y social del país.
FUENTE: PRENSAMARCHAPORLAVIDA.ORG

viernes, 9 de diciembre de 2016

08 de diciember, día del locutor peruano

AL LOCUTOR EN SU DÍA
Querido amigo locutor:
Quiero recordarte en este tu día. Recordarte a ti, que precisamente todos los días, a través de tu voz, nos haces llegar la voz de la vida, la voz del dolor, la voz del acontecer diario.
Eres el hombre o la mujer escondida detrás de un micrófono. El hombre o la mujer a quien tantas veces nadie ve y todos escuchan. Te reconocemos por tu voz, por tu timbre particular.
A veces te imaginamos serio. Otras te pensamos simpático, Unas veces queremos verte y te imaginamos gordo y resulta que eres más flaco que un suspiro. Otros te dibujamos en nuestra mente fino y espigado y eres un tremendo gordinflón.
Locutor: ¿Sabías que tú eres la compañía secreta se tantos corazones solitarios? Tú eres el amigo que visita a diario la cama del enfermo que sufre dolor y soledad. Eres el amigo que hace más cálida y humana la soledad del anciano. Eres el amigo invisible de ese hermano que a lo largo de la noche vigila el sueño de los demás para que duerman tranquilos. Eres el amigo que acompaña a ese camionero que durante las horas nocturnas nos trae la papa, el arroz o el azúcar que al día siguiente compartiremos en nuestra mesa.
Eres el amigo de ese chofer de autobús que carga con el sueño de tantos hermanos deseosos de llegar a su destino. Eres… el amigo.
Locutor; tú eres voz, por eso eres palabra. Te pareces mucho a Jesús. A él lo llamamos “La Palabra”, porque es la palabra visible del Dios invisible. Así eres tú: palabra visible del mundo para nosotros tantas veces invisible por lo lejano.

Locutor: Eres palabra. Por eso eres comunicación. Eres diálogo. Eres la palabra que hace que el hombre esté menos solo. Y como todos somos clientes de esa tu palabra, hoy en tu día, queremos que escuches tú la nuestra. ¡Gracias hermano locutor!