Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

miércoles, 15 de febrero de 2017

15 DE FEBRERO: VENERACIÓN A LA LENGUA DE SAN ANTONIO DE PADUA

Hoy recordamos el hallazgo milagroso de la lengua incorrupta del Santo de Padua (encontrada años después de su muerte) por San Buenaventura de Bagnoregio, entonces Ministro General de la Orden Franciscana. Y aunque esta no es su fiesta principal (13 de junio, “su dies natalis”), tiene gran relevancia para la familia franciscana, ya que este día los frailes sacan la reliquia que se encuentra en la Capilla de los Tesoros de la basílica dedicada al Santo en Padua, y la llevan en procesión por las calles aledañas al templo, el domingo siguiente al 15 de febrero de cada año, al término de la Misa solemne.
Así, la "Fiesta de la Lengua de San Antonio de Padua o de Lisboa" , como prefieren llamarlo los portugueses, es la segunda fiesta más importante para los devotos del Santo. 
Esta fecha nos hace caer en la cuenta de lo importante que fue para el Santo la predicación, tanto, que Dios quiso preservar de la corrupción su lengua, que sólo supo cantar las grandezas de su Creador.
San Antonio de Padua ha sido el santo que, debido a la multiplicidad de milagros realizados, ha tenido el proceso de canonización más rápido en la historia de la Iglesia; siendo el Papa Gregorio IX, quien en mayo de 1232 lo proclamó Santo. El 16 de enero de 1946, Pío XII, lo proclamó «Doctor de la Iglesia», bajo el título de «Doctor evangélico».
Su capacidad de prédica era proverbial, al punto de ser llamado «Arca del Testamento» por Gregorio IX. Sus mensajes desafiaban los vicios sociales de su tiempo, en forma especial la avaricia y la práctica de la usura. Según los escritos de la época, sus últimas predicaciones realizadas en la Cuaresma de 1231 tuvieron un éxito popular notable. La multitud de gente que acudía desde las ciudades y pueblos a escuchar las predicaciones diarias de San Antonio, lo obligó a abandonar las iglesias como recintos de prédica para hacerlo al aire libre.
A lo largo de la historia de la Iglesia, las reliquias de los Santos han sido medios por los que Dios manifiesta su poder, haciendo milagros a quienes las tocan o acuden a verlas.
La palabra reliquia significa restos. Las de los Santos, son partes de su cuerpo o de alguna de sus pertenencias o vestimentas. La veneración de las reliquias comenzó a darse durante el período de las persecuciones contra los cristianos, con los primeros mártires, a quienes se les rendía culto en las catacumbas donde se encontraban sepultados, ya que en ese lugar los fieles se sentían más protegidos para celebrar la Eucaristía; allí, se guardaron las reliquias celosamente por muchos años para veneración de los devotos.
En la actualidad, las reliquias y objetos de interés de San Antonio de Padua se exhiben en la Basílica que lleva su nombre en dicha ciudad, son más de un centenar en total, y fueron colocados en nichos a partir del año 1745. Desde entonces, por ocho siglos, los frailes franciscanos las han custodiado.
UN POCO DE HISTORIA
Las reliquias de San Antonio de Padua, gran predicador franciscano se encuentran en la Basílica San Antonio en Italia.
La Basílica es de estilo romántico-gótico. El recinto fue construido entre los años 1238 y 1310. Su núcleo original fue la Iglesia de Santa María Madre del Señor (“Sancta María Mater Domini”), donde se instaló el convento franciscano en el cual fue sepultado San Antonio de Padua; pero, al ser éste el motivo por el que se originó una fervorosa devoción a sus restos por parte de los católicos, el número de visitas al templo y la procedencia de los peregrinos de todas partes del mundo, hizo que el convento se elevara al rango de basílica.
Esta Basílica es un monumento excepcionalmente rico en obra de arte y también uno de los más importantes del mundo cristiano.
El templo fue comenzado en 1232 en honor de San Antonio de Padua (nacido en Lisboa alrededor de 1195 y fallecido en Padua el 13 de junio de 1231) y fue terminado en su parte principal a fines del siglo XIII.
La iglesia inmersa en la penumbra, muestra una armónica fusión de los robustos elementos románicos con la acentuada verticalidad de los elementos góticos. Una característica del santuario son los numerosos monumentos funerarios, modestos o fastuosos, erigidos en honor de estudiosos, artistas, músicos, eclesiásticos, e incluso mercenarios.
LA CAPILLA DEL SANTO
Es una espléndida obra del Renacimiento, iniciada en el año 1500 y acabada a fines del mismo siglo. En el centro de la Capílla se encuentra el altar-tumba de San Antonio realizado por Tiziano Aspetti (1594); a los lados, dos soberbios candelabros de plata con base de mármol (s. XVII).
COMO ERA EL SANTO
En 1981, a los 750 años de la muerte del Santo, fue abierta su tumba para hacer el reconocimiento de sus restos, con la autorización de Juan Pablo II. Después del necesario control del estado de conservación, los restos del Santo fueron expuestos a la veneración de los fieles, suscitando un enorme interés. En este reconocimiento, el primero desde 1263, se encontraron los restos del Santo bien conservados, depositados en una caja pequeña dentro del ataúd, más antiguo y tosco, en el que fue sepultado. Los minuciosos análisis de médicos e historiadores permitieron establecer, entre otras cosas, las características físicas del Santo: altura, aproximadamente 1,70m, complexión no muy robusta, perfil noble con rostro alargado y estrecho, ojos hundidos, manos largas con dedos afilados. Edad probable: unos 40 años. Fue extraordinario el hallazgo del aparato vocal íntegro: hallazgo que complementa el de la lengua incorrupta del santo predicador, que tuvo lugar durante el reconocimiento de 1263.
Los órganos fónicos de San Antonio se conservan ahora en la Capilla de las Reliquias, como también los restos del hábito encontrado dentro del ataúd, y las preciosas telas de la época. El esqueleto del Santo, recompuesto dentro de una urna de cristal protegida por un sarcófago de roble, fue colocado en su cubículo dentro del altar el 1 de marzo de 1981.
Capilla de las reliquias o del tesoro
La capilla fue construida hacia finales del siglo XVII en un suntuoso estilo barroco, según el proyecto del arquitecto y escultor Filippo Parodi. 
El relicario central obra de R. Cremesini (1982) contiene un hueso sesamoideo, un fragmento de piel y cabellos del Santo.
En el nicho central, en un admirable relicario del orfebre G. De Florencia (1436), se conserva la Lengua incorrupta de San Antonio; más arriba, está el Relicario del mentón del Santo, obra de un artista paduano (1350); en alto, el Relicario de la cruz de cristal, obra maestra de G. Fabbro (1437); debajo del relicario con la Lengua, el moderno relicario obra de C. Balljana (1981), que contiene el hueso hioides, del aparato vocal del Santo. La capilla custodia también el hábito de San Antonio y la caja que contenía sus restos mortales.
FUENTE: ttps://sites.google.com/site/provinciafranciscanamichoacan/santo-franciscano-del-dia/15defebrerofiestadelalenguadesanantoniodepadua
mlna

No hay comentarios: