Buscar en la Página

RADIO FRANCISCANA

VIDEOS FRANCISCANOS

Loading...

viernes, 17 de febrero de 2017

Ceremonia de entrega del Diploma al mérito por la promoción de la Historia del Perú 2017

La Academia Nacional de la Historia del Perú instituyó en su Asamblea General del 16 de julio del 2015 un diploma para reconocer a quienes promocionan el conocimiento de la historia, la identidad nacional y la defensa del patrimonio cultural con el fin de poner el acento en la necesidad de custodiar y promover la memoria y el análisis de nuestro pasado base de nuestra identidad y de los procesos sociales, económicos y políticos que moldearon nuestro presente e influyen en su discurrir. 
El Diploma al mérito por la promoción de la Historia del Perú del año 2017 ha recaído en: 
La Comunidad Campesina de Chincheros, Ayacucho, por su admirable defensa del patrimonio cultural y de la memoria histórica de su localidad, centrada en haber logrado declarar patrimonio histórico de la Nación al Templo de Chincheros como parte del Complejo del Obraje de Chincheros y su batalla por su restauración;
A Laura Gutiérrez Arbulú por su incansable y dinámico trabajo al frente del Archivo Arzobispal de Lima, por sus publicaciones de difusión de esos fondos y por su labor paleográfica; 
A Melecio Tineo Morón por su trabajo incansable al servicio de los usuarios del Archivo Arzobispal de Lima, por su contribución en la organización del Archivo del Obispado de Huacho y por la publicación de catálogos de esos repositorios;
A los Defensores del Patrimonio Cultural de la Universidad Católica Sedes Sapientiae (Los Olivos) por la defensa del patrimonio cultural y de la memoria histórica de su localidad.
Esta ceremonia estuvo presidida por la Presidenta de la Academia Nacional de Historia Margarita Guerra.
La ceremonia se realizó en horas de la mañana, en la sede del Instituto Riva Agüero de la Pontificia Universidad Católica ubicado en el Jr. Camaná 459 Lima - Cercado.
FUENTE: http://www.academiahistoria.org.pe/index.php/noticias/135-noticia-19




miércoles, 15 de febrero de 2017

15 DE FEBRERO: VENERACIÓN A LA LENGUA DE SAN ANTONIO DE PADUA

Hoy recordamos el hallazgo milagroso de la lengua incorrupta del Santo de Padua (encontrada años después de su muerte) por San Buenaventura de Bagnoregio, entonces Ministro General de la Orden Franciscana. Y aunque esta no es su fiesta principal (13 de junio, “su dies natalis”), tiene gran relevancia para la familia franciscana, ya que este día los frailes sacan la reliquia que se encuentra en la Capilla de los Tesoros de la basílica dedicada al Santo en Padua, y la llevan en procesión por las calles aledañas al templo, el domingo siguiente al 15 de febrero de cada año, al término de la Misa solemne.
Así, la "Fiesta de la Lengua de San Antonio de Padua o de Lisboa" , como prefieren llamarlo los portugueses, es la segunda fiesta más importante para los devotos del Santo. 
Esta fecha nos hace caer en la cuenta de lo importante que fue para el Santo la predicación, tanto, que Dios quiso preservar de la corrupción su lengua, que sólo supo cantar las grandezas de su Creador.
San Antonio de Padua ha sido el santo que, debido a la multiplicidad de milagros realizados, ha tenido el proceso de canonización más rápido en la historia de la Iglesia; siendo el Papa Gregorio IX, quien en mayo de 1232 lo proclamó Santo. El 16 de enero de 1946, Pío XII, lo proclamó «Doctor de la Iglesia», bajo el título de «Doctor evangélico».
Su capacidad de prédica era proverbial, al punto de ser llamado «Arca del Testamento» por Gregorio IX. Sus mensajes desafiaban los vicios sociales de su tiempo, en forma especial la avaricia y la práctica de la usura. Según los escritos de la época, sus últimas predicaciones realizadas en la Cuaresma de 1231 tuvieron un éxito popular notable. La multitud de gente que acudía desde las ciudades y pueblos a escuchar las predicaciones diarias de San Antonio, lo obligó a abandonar las iglesias como recintos de prédica para hacerlo al aire libre.
A lo largo de la historia de la Iglesia, las reliquias de los Santos han sido medios por los que Dios manifiesta su poder, haciendo milagros a quienes las tocan o acuden a verlas.
La palabra reliquia significa restos. Las de los Santos, son partes de su cuerpo o de alguna de sus pertenencias o vestimentas. La veneración de las reliquias comenzó a darse durante el período de las persecuciones contra los cristianos, con los primeros mártires, a quienes se les rendía culto en las catacumbas donde se encontraban sepultados, ya que en ese lugar los fieles se sentían más protegidos para celebrar la Eucaristía; allí, se guardaron las reliquias celosamente por muchos años para veneración de los devotos.
En la actualidad, las reliquias y objetos de interés de San Antonio de Padua se exhiben en la Basílica que lleva su nombre en dicha ciudad, son más de un centenar en total, y fueron colocados en nichos a partir del año 1745. Desde entonces, por ocho siglos, los frailes franciscanos las han custodiado.
UN POCO DE HISTORIA
Las reliquias de San Antonio de Padua, gran predicador franciscano se encuentran en la Basílica San Antonio en Italia.
La Basílica es de estilo romántico-gótico. El recinto fue construido entre los años 1238 y 1310. Su núcleo original fue la Iglesia de Santa María Madre del Señor (“Sancta María Mater Domini”), donde se instaló el convento franciscano en el cual fue sepultado San Antonio de Padua; pero, al ser éste el motivo por el que se originó una fervorosa devoción a sus restos por parte de los católicos, el número de visitas al templo y la procedencia de los peregrinos de todas partes del mundo, hizo que el convento se elevara al rango de basílica.
Esta Basílica es un monumento excepcionalmente rico en obra de arte y también uno de los más importantes del mundo cristiano.
El templo fue comenzado en 1232 en honor de San Antonio de Padua (nacido en Lisboa alrededor de 1195 y fallecido en Padua el 13 de junio de 1231) y fue terminado en su parte principal a fines del siglo XIII.
La iglesia inmersa en la penumbra, muestra una armónica fusión de los robustos elementos románicos con la acentuada verticalidad de los elementos góticos. Una característica del santuario son los numerosos monumentos funerarios, modestos o fastuosos, erigidos en honor de estudiosos, artistas, músicos, eclesiásticos, e incluso mercenarios.
LA CAPILLA DEL SANTO
Es una espléndida obra del Renacimiento, iniciada en el año 1500 y acabada a fines del mismo siglo. En el centro de la Capílla se encuentra el altar-tumba de San Antonio realizado por Tiziano Aspetti (1594); a los lados, dos soberbios candelabros de plata con base de mármol (s. XVII).
COMO ERA EL SANTO
En 1981, a los 750 años de la muerte del Santo, fue abierta su tumba para hacer el reconocimiento de sus restos, con la autorización de Juan Pablo II. Después del necesario control del estado de conservación, los restos del Santo fueron expuestos a la veneración de los fieles, suscitando un enorme interés. En este reconocimiento, el primero desde 1263, se encontraron los restos del Santo bien conservados, depositados en una caja pequeña dentro del ataúd, más antiguo y tosco, en el que fue sepultado. Los minuciosos análisis de médicos e historiadores permitieron establecer, entre otras cosas, las características físicas del Santo: altura, aproximadamente 1,70m, complexión no muy robusta, perfil noble con rostro alargado y estrecho, ojos hundidos, manos largas con dedos afilados. Edad probable: unos 40 años. Fue extraordinario el hallazgo del aparato vocal íntegro: hallazgo que complementa el de la lengua incorrupta del santo predicador, que tuvo lugar durante el reconocimiento de 1263.
Los órganos fónicos de San Antonio se conservan ahora en la Capilla de las Reliquias, como también los restos del hábito encontrado dentro del ataúd, y las preciosas telas de la época. El esqueleto del Santo, recompuesto dentro de una urna de cristal protegida por un sarcófago de roble, fue colocado en su cubículo dentro del altar el 1 de marzo de 1981.
Capilla de las reliquias o del tesoro
La capilla fue construida hacia finales del siglo XVII en un suntuoso estilo barroco, según el proyecto del arquitecto y escultor Filippo Parodi. 
El relicario central obra de R. Cremesini (1982) contiene un hueso sesamoideo, un fragmento de piel y cabellos del Santo.
En el nicho central, en un admirable relicario del orfebre G. De Florencia (1436), se conserva la Lengua incorrupta de San Antonio; más arriba, está el Relicario del mentón del Santo, obra de un artista paduano (1350); en alto, el Relicario de la cruz de cristal, obra maestra de G. Fabbro (1437); debajo del relicario con la Lengua, el moderno relicario obra de C. Balljana (1981), que contiene el hueso hioides, del aparato vocal del Santo. La capilla custodia también el hábito de San Antonio y la caja que contenía sus restos mortales.
FUENTE: ttps://sites.google.com/site/provinciafranciscanamichoacan/santo-franciscano-del-dia/15defebrerofiestadelalenguadesanantoniodepadua

martes, 14 de febrero de 2017

Más de 100 parejas de novios renuevan sus promesas ante tumba de San Valentín

Si en algún sitio se celebra con especial devoción la festividad de San Valentín, patrón de los enamorados, es en la diócesis de Terni-Narni-Amelia, en el centro de Italia. Por algo San Valentín fue el primer obispo de la diócesis en el siglo III y el patrón principal de la ciudad de Terni.
Según la tradición, San Valentín ejerció su ministerio pastoral durante 70 años hasta que fue martirizado y decapitado.
Con este motivo, 120 parejas de novios, procedentes de diversos lugares de Italia, han renovado sus promesas ante la tumba de San Valentín, en la Basílica que lleva su nombre, en una celebración solemne presidida por el Obispo de la Diócesis, Mons. Giuseppe Piemontese.
Estas parejas, que han participado en la ceremonia, se casarán a lo largo de este año.
De esta manera, los jóvenes renuevan su compromiso bajo la protección de este santo, que hablaba de “un amor fiel y paciente, atento, generoso y respetuoso”, como recordaron en la diócesis en un comunicado de prensa.
“Han hecho una peregrinación hasta aquí para prometer solemnemente que se amarán con seriedad, con fidelidad, con la vista puesta en ese momento en el cual establecerán para siempre su compromiso de amor, y para invocar la protección de San Valentín sobre su amor, pero también para proclamar a la Iglesia y al mundo que su proyecto lo han recibido como un regalo de Dios”, dijo Mons. Piemontese a los novios en su homilía.
Por otro lado, en la noche del lunes 13 de febrero, la catedral de Terni acogió una vigilia nocturna animada por los jóvenes de la diócesis y presidida por Mons. Piemontese. De esta manera, los jóvenes de la diócesis se han unido en oración para pedir al patrón del amor que proteja a todos los hombres y mujeres, especialmente a los jóvenes de todo el mundo, y que su testimonio, como guardián del amor de Dios, les inspire para saber custodiar el amor por medio de Dios tanto entre los novios como en la familia.
En su mensaje con motivo de la festividad, el Obispo de Terni pidió “profundizar en la figura del Obispo santo, maestro de esta ciudad durante 70 años, padre de los pobres y de los jóvenes enamorados”.
El Prelado pidió también “intensificar” la dimensión de San Valentín como “custodio del amor, del matrimonio y de la familia, pero también de testimonio de coherencia de fe, de libertad religiosa, de diálogo interreligioso y de derechos humanos hasta el martirio”.
FUENTE: ACI PRENSA

viernes, 10 de febrero de 2017

09 de febrero misa en honor a la Santísima Vírgen de Aránzazu

Esta es la imagen de la Santísima Virgen de Aránzazu que se venera en la Basílica San Francisco de Lima y que cada 9 del mes se celebra misa en su honor con asistencia de gran cantidad de fieles. Una veneración que llegó desde España y aquí le contamos brevemente su historia:
LA VIRGEN VASCA
En el año 1469, el pastor Rodrigo de Baltzátegui encontró entre los espinos de la montaña de Aloña la imagen de Nuestra Señora de Aránzazu, la que “arranca las espinas y el pecado de nuestras vidas y nos da el gozo de la gracia de su divino Hijo”.
Sin dar crédito a lo que veía y sin poder contener su entusiasmo, Rodrigo exclamó: “¡Arantza Zu!, ¡Arantza Zu!”, expresión que en lengua vasca significa: “Tú entre los espinos”. La novedad recorrió los valles y las comarcas cercanas y poco después otras regiones de España comentaban el suceso.
Allí se edificó el Santuario de Guipúzcoa, un lugar de peregrinación. Uno de sus más ilustres devotos fue San Ignacio de Loyola, nacido en tierras guipuzcoanas, quien visitó el lugar en 1522 antes de recibir las órdenes y comenzar su prédica.
Los monjes franciscanos edificaron una pequeña iglesia y en ella fue entronizada la imagen de la Virgen, para beneplácito de los habitantes del valle. Ese templo sufrió un incendio en 1553, que volvió a repetirse en 1560 y en 1834, este último de consecuencias devastadoras. En las tres oportunidades, los mismos fieles, devotos de la Virgen, reconstruyeron el gran santuario demostrando un celo y un cariño que va creciendo con el paso de los años.
En 1818 Nuestra Señora de Aránzazu fue declarada patrona de Guipúzcoa y en 1952 comenzó la edificación de la basílica actual que se aprecia en el agreste y accidentado entorno geográfico. Es un famoso centro de estudios y de formación de misioneros franciscanos.
ORACIÓN A LA VIRGEN DE ARÁNZAZU
Madre Santísima de Aránzazu, que apareciste entre espinos ara arrancar de nuestras almas las punzantes espinas que son nuestros pecados; intercede ante tu Santísimo Hijo para que nos perdone y nos reciba en su gracia divina.
Celestial Madre de Aránzazu, humildemente te entrego los afectos de mi corazón.
¡Oh dulcísima madre!, bajo tu protección nos acogemos, libranos de todo peligro, infunde en nosotros una profunda fe y un ardiente amor a Dios para juntos difundir las enseñanzas de Jesús.

viernes, 3 de febrero de 2017

2 de febrero: La Iglesia celebra la Fiesta de la Virgen de la Candelaria




 
La Fiesta de “La Candelaria” se celebra cada 2 de febrero, coincidiendo con la celebración de la presentación del Señor y la purificación ritual de la Virgen María. A mediados del siglo V esta celebración era conocida como la “Fiesta de las luces”.
Algunos sostienen que comenzó en oriente con el nombre del “Encuentro” y luego se extendió a occidente en el siglo VI, llegándose a celebrar en Roma con carácter penitencial.
La advocación mariana de la Virgen de la Candelaria o Nuestra Señora de la Candelaria tuvo su origen en Tenerife (España). Según la tradición, la Virgen se apareció en 1392 a dos aborígenes “guanches” que pastoreaban su rebaño. Ellos al llegar a la boca de un barranco, vieron que el ganado no avanzaba.
Uno de los pastores avanzó para ver lo que pasaba y vio en lo alto una pequeña imagen de madera de una mujer, como de un metro de alto. En la imagen, la señora portaba una vela en la mano izquierda y cargaba a un niño en el brazo derecho, mientras que el pequeño llevaba en sus manos un pajarito de oro.
La Virgen de la Candelaria, patrona de Canarias, y se venera en la Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria en Tenefire.
Más adelante, esta devoción se extendió y llegó también a América. En Argentina, por ejemplo, su fiesta se celebra en la localidad de Candelaria (Misiones), tomado de las antiguas reducciones jesuíticas (capital de los treinta pueblos guaraníes que incluía a Paraguay, Argentina y Brasil). Actualmente hay procesiones y se espera a la Virgen con serenata popular.
Asimismo, en la ciudad de Humahuaca, Jujuy, se realiza la tradicional danza de los toritos y fuegos artificiales. Mientras que en la provincia de Tucumán, en la localidad de Villa de Leales, esta festividad es una de las más multitudinarias. En Guaraní, provincia de Buenos Aires, la Virgen de la candelaria es patrona de la ciudad.
En Copacabana – la paz, en la Bolivia de 1583, fue tallada la imagen de la Virgen de la Candelaria de Copacabana por Francisco “Tito Yupanqui”. El Templo de Copacabana es el segundo templo más antiguo de Hispanoamérica.
En este país altiplánico, la Virgen de la Candelaria es patrona de Aquile (Cochabamba), Rurrenabaque (Beni), Samaipata (Santa Cruz), Azurduy (Chuquisaca) y de la comunidad de La Angostura en Tarija.
En la Iglesia de San Antonio, en la isla Mancera en Valdivia (Chile), hay registros del culto a la Virgen de la Candelaria que datan del año 1645. Es venerada en los sectores mineros del norte del país.
En la ciudad chilena de Copiapó existe un santuario de la Virgen de la Candelaria y en el pueblo de Mincha, comuna de Canela, se encuentra un templo donde hay gran devoción a la Candelaria y que es monumento histórico nacional desde 1980.
La ciudad de Medellín en Colombia fue erigida en sus orígenes como “Villa de Nuestra Señora de la Candelaria de Medellín” y por ello la Virgen aparece en el escudo de la ciudad.
De igual manera, la primera Catedral de la actual Arquidiócesis de Medellín fue la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria. Otras ciudades colombianas también la tienen como patrona.
En Puno, al sur de Perú, la Fiesta de la Candelaria es una de las más importantes de la región. Allí la imagen de la Virgen de la Candelaria es sacada en procesión por las calles de la ciudad, acompañada de danzas y música tradicional.
En noviembre del 2014, la UNESCO declaró la Festividad de la Virgen de la Candelaria de Puno como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.
Otros países donde se festeja a la Virgen de la Candelaria son Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, Uruguay, Venezuela y muchos más.
FUENTE: ACI PRENSA